3 beneficios que me han aportado las zapatillas minimalistas (barefoot)

Fecha: 18/07/2022

Categoría: Miscelánea

¿Te ha pasado alguna vez que alguien te recomienda algo a lo que eres reticente y en el momento en el que lo pruebas piensas «¡¿Cómo puedo haber estado toda mi vida sin esto?!» Pues tal cual fue mi experiencia con las zapatillas minimalistas o barefoot.

Hace un par de años, mi mujer, que es la que realmente indaga y se empapa de información sobre estos temas, me insistió en que deberíamos de probar este tipo de zapatillas, que tenia muchísimos beneficios y que eran excelentes para el estilo de vida que llevamos, ya que gran parte de nuestra actividad diaria se va en hacer rutas de montaña y ejercicio en el gimnasio. Y yo, el reticente, lo dejé pasar. No me llamaba la atención y estaba cómodo con mis zapatillas de deporte genéricas que había llevado siempre.

Para la montaña me habían regalado unas botas de la marca The North Face (muy parecidas a estas) y en el primer uso fuerte que les di, me destrozaron la uña del pulgar. Que ojo, no digo que sean malas, y a la vista está viendo el precio que rondan, pero las notaba rígidas, me apretaban los dedos y tenia el pie completamente inmóvil, características que hasta hace no mucho, pensaba que eran convenientes, y bueno, estaba acostumbrado.


Aquí te dejo las mejores marcas que he probado

☝☝☝


Primer contacto

Después de aquel evento, empecé a interesarme más en este concepto de zapatillas, que por definición me parecían poco prácticas. Algunas de las rutas que hacemos tienen muchísimas piedras, otras son vías verdes en las que queda balasto del antiguo ferrocarril… Y con todo, tenía que ponerme unas zapatillas en las que la suela te dejaba notar todo lo que pisas. Bueno, pues allá por agosto de 2021 nos decidimos a probar algunas de las más económicas para ver qué tal la experiencia. Unas WHITIN que ya son difíciles de encontrar y que creo que fueron absorvidas por una segunda marca que luego empezamos a usar y que puedes ver en el artículo en el que hablo sobre las marcas que he usado.

Bueno, pues hemos llegado a la actualidad, en la que después de un año de uso diario, te puedo decir que no quiero otra cosa en mis pies. Te cuento por qué.

1- Notas todo lo que pisas

De entrada esto puede parecer incluso algo negativo, pero mi experiencia ha sido completamente satisfactoria. Cuando empiezas a pensar en ello, de repente empiezas a ser consciente de la diferente textura del suelo, de los cambios en las losetas, notas la tierra, el barro, el césped. Al principio es una sensación extraña. Llevaba una vida procurando que las zapatillas de campo que usaba fuesen de «suela gorda» y de repente me encuentro cómodo pisando piedras con una suela que es lo mínimo necesario para andar…

Hay que reconocer que el primer impacto puede ser desagradable, ya que notarlo todo no es necesariamente cómodo si vienes de unas zapatillas con más suela, pero con el uso, acabarás acostumbrándote.

Imagina sentir cada raíz de ese árbol…

2- Mucho mejor agarre

Este fue uno de los beneficios más inesperados y que más disfruto sobre todo cuando vamos al campo e incluso en el gimnasio. No sabía que las zapatillas barefoot se agarraban tanto, y he llegado a la conclusión de que se debe principalmente a dos factores.

Por un lado, y que considero menos importante aunque relevante, la propia suela. Por el tipo de dibujo que tienen son ideales incluso para las superficies más lisas, como alguna roca pulida por el agua. No son «pies de gato», no pueden con el moho ni con superficies resbaladizas y llenas de agua, pero para la inmensa mayoría de los caminos que solemos frecuentar, son perfectamente convenientes.

En segundo lugar y lo que para mí es la clave, sería que por primera vez estoy usando toda la anatomía de mi pie. Puedo usar los dedos, puedo adaptar el pie a la superficie en la que estoy andando y toda la zapatilla cubre el total de la zona que estoy pisando. Imagínate tener que usar las manos con un guante que no permitiese que tus dedos o la palma de la mano se moviesen con libertad y estuviesen limitadas a estar «planas«. Pues yo lo veo completamente igual. No estoy diciendo que de repente seas capaz de trepar montañas usando los deditos, pero te das cuenta de que todo este tiempo has estado desaprovechando gran parte del potencial mecánico que tienen tus pies y que te ayudan a moverte con libertad.

3- Cambios en la postura corporal

Hay que reconocer que parte de este mérito se lo debo directamente al ejercicio de musculación, pero con estas barefoot he notado un cambio radical en mi manera de andar y sobre todo, al colocarme de manera estática, más aún al levantar peso. En mis primeras veces con estas zapatillas minimalistas en el gimnasio, tenía una sensación bastante rara. Como todos, soy un animal de costumbres, que llevaba tiempo levantando peso con unas zapatillas con algo de tacón (las clásicas deportivas).

Gran parte de la técnica a la hora de levantar peso en la mayoría de ejercicios de fuerza se basa directamente en cómo es tu contacto con el suelo, así que imagina cómo me sentí al descubrir que me relación con el suelo era diferente, lo cual me desconcertó las primeras veces, pero en seguida te das cuenta de las ventajas. Ahora es casi como hacer ejercicio descalzo. Los tobillos, los dedos y el talón trabajan en su totalidad y me ayudan a corregir la postura al tener una superficie de trabajo más grande y haber conseguido más control sobre ella.

En definitiva…

A día de hoy tanto mi mujer como yo usamos este tipo de calzado minimalista para casi todo lo relacionado con el deporte. Acostumbrarse a andar «en contacto con el suelo» constantemente ha hecho que mi experiencia en el ejercicio que suelo practicar, tanto en la montaña como en el gimnasio, se vea potenciado, mejore y me acostumbre a tener unas sensaciones que jamás había experimentado con otro calzado.

¿Recomiendo el calzado minimalista?

¡Absolutamente!

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Primera parte Una recopilación de algunas de las sentencias que más me han influido de aquel que fue esclavo antes que filósofo Epicteto es de lejos ---al menos para mí--- el estoico más contundente y estricto de los 3 modernos más reconocidos, siendo los otros dos...