3 hábitos saludables que practico para empezar bien el día

empezar bien el día

Fecha: 14/08/2022

Categoría: Descanso

Qué es lo que hago nada más levantarme para que todo lo que venga después se me haga mucho más fácil.


Te digo de entrada, que sé que puede no ser fácil dedicarle 30 o 40 minutos de tu tiempo a estas actividades para empezar bien el día. En mi caso tengo la suerte de que como pronto entro a trabajar a las 9:30h de la mañana, así que normalmente, puedo dedicarme ese ratito a hacer lo que voy a contarte a continuación.

También te digo que si 30 minutos al día cambian tu estado de ánimo y el cómo va a desarrollarse el resto de tu jornada, quizás te compense el levantarte un poco antes para dedicarle unos minutitos a tu cuerpo y a tu mente antes de enfrentarte al resto de tu día, siempre y cuando no sacrifiques el descanso o el sueño.

Estos son algunos hábitos que tengo yo, y que he comprobado que me sientan bien antes de empezar a hacer nada, pero no necesariamente tienen que ser los que mejor te vayan a ti. La idea de todo esto y lo que además plasmo en mi libro Hábitos de Cambio es que quizás el secreto está en que busques tu cambio, aunque yo pueda servirte de referencia. En resumen, busca, prueba y quédate con lo que te funcione a ti.

Y sin más, vamos al lío.

Té y lectura también, pero primero lo primero…

-Respiraciones de Wim Hof-

Para espabilarme recién levantado

No tomo café. Me gusta, me hace despertar —imagino que como a todos— y lo he probado durante mucho tiempo, pero no me sienta bien. Y si no me sienta bien, no lo tomo. Así de simple. Llevo mucho tiempo tomando té, y como además tiendo a dormir el tiempo suficiente —entre 7 y 8 horas— tampoco es que el despertar se me haga particularmente pesado, pero desde que empecé con las respiraciones, noté un cambio a mejor en ese sentido.

Nada más levantarme, voy al baño, me lavo la cara y directamente me salgo al balcón a tumbarme en el suelo. Una vez allí me pongo el vídeo que dejé en mi artículo sobre las respiraciones de Wim Hof, por si te apetece leerlo. Allí tienes el vídeo que sigo, pero aquí te dejo el vídeo de la explicación por si quieres saber de lo que hablo.

En mi caso, lo que hago es alargar los minutos en los que hay que estar sin aire después de las respiraciones. Así he pasado de:

  • De 30 segundos en la primera ronda a 90 segundos.
  • De 60 segundos en la segunda ronda a 120 segundos.
  • De 90 segundos en la tercera ronda a unos 200 segundos.

La última ronda puede variar, pero lo normal es que ronde entre los 2 minutos y medio y los 3 minutos sin respirar.

La consecuencia directa es que después de esos 16 minutos de respiraciones —entre inhalaciones profundas y los minutos sin respirar— tengo una cantidad de energía que no tenía antes de empezar. Es inmediato. Mi cerebro y mi cuerpo está oxigenado al máximo y eso se traduce en un despertar mejor que el que me daría el café y sobre todo, mucho más rápido.

Llevo casi un año con esta práctica de forma diaria y es ya un imprescindible para empezar bien el día.


-Hipopresivos-

Para recolocarme por dentro

Desde hace muchos años y aún a día de hoy, sufro del aparato digestivo. Ha mejorado muchísimo con la alimentación saludable hasta casi no tener ningún tipo de síntomas, pero siempre he tenido la sensación de que tenía el estómago encogido, lo cual me hacía sentir incómodo.

Hablando con mi médico y fisioterapeuta, y tras observar hace algunos años problemas que podrían derivar incluso en problemas mayores, como hernias inguinales —por entonces tenía el «anillo inguinal» extremadamente débil— me habló de los hipopresivos. Tienen ventajas estéticas como reducción del perímetro abdominal —lo cual me es indiferente— o temas más concretos como incontinencia urinaria o el fortalecimiento del suelo pélvico.

En mi caso, lo que me interesa y por lo que lo practico es porque me recoloca el diafragma y todo el sistema digestivo, fortalece la zona del core y la faja abdominal y además protege de lesiones como las hernias que comentaba antes. Cuando acabo de hacerlos, esa sensación que tengo de presión desaparece. Y lo mejor es que cada vez va a menos. Como cualquier entrenamiento, solo hay que darle el tiempo adecuado.

Te dejo una web en la que puedes ver cómo hacer los ejercicios y en los que explican más en profundidad sus beneficios.

Como hacer hipopresivos

-Estiramientos-

Para movilizar mi cuerpo

Si tuviese que hablarte de algo que no me gusta, es estirar. Te lo digo en serio. Puedo acabar hecho polvo haciendo rutas kilométricas. Puedo madrugar para ir al gimnasio y puedo salir a hacer dominadas a 40 grados en verano, pero si hay algo que me cuesta en el alma hacer son los ejercicios de estiramiento.

Y lo hago. Lo hago porque ha sido uno de los hábitos que más me ha ayudado a empezar bien el día. Después de haber probado y fracasado con el yoga, quería al menos darle una oportunidad a mi cuerpo al despertar de poder movilizarlo y recolocarlo después de 8 horas de sueño tumbado en una cama en posición horizontal.

Tras buscar, encontré este canal, Strength Side, en el que hablan de movilidad y estiramientos. Esta rutina dura 20 minutos, pero puedes alargarla o acortarla lo que quieras. Siempre va a depender de tu situación, del tiempo que tengas y de las ganas de encontrarte bien.

Te recomiendo que le eches un vistazo y si quieres, puedes encontrar más vídeos del estilo en los que cuenta cómo son los estiramientos específicos para algunas dolencias o disciplinas concretas. Y son muy majos.


-Conclusión-

Después de esta media hora —16 minutos de respiraciones, 2 o 3 de hipopresivos y 10 de estiramientos— ya me pongo al lío con mi día. Me tomo el té, duchita de agua fría y a trabajar, o si entro de tardes, al gimnasio un rato y a escribir, leer, a hacer la compra o resolver los asuntos del día a día.

Da igual qué rutina de hábitos establezcas. Coge alguna. Sabes que levantarte de la cama para sentarte en el sofá no es lo ideal, ¿Verdad? Pues ponte al lío.

Y recuerda. Si tienes alguna pregunta no dudes en escribirme o unirte al grupo de telegram para resolver dudas.

Y cuídate mucho.

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Primera parte Una recopilación de algunas de las sentencias que más me han influido de aquel que fue esclavo antes que filósofo Epicteto es de lejos ---al menos para mí--- el estoico más contundente y estricto de los 3 modernos más reconocidos, siendo los otros dos...