5 claves para empezar a hacer ejercicio



Fecha: 17/07/2022



Categoría: Ejercicio

Comenzar a hacer ejercicio es fácil si sabes cómo

Puede que suene obvio, y seguramente estés de acuerdo en que una vez que eres consciente de que tienes que ponerte a hacer ejercicio, la parte más complicada es la de «por dónde empiezo«. Entre miles de webs, consejos y tutoriales, acabamos en una vorágine de información que no hace más que desmotivarnos y conseguir que perdamos el foco, que a fin de cuentas es que nos movamos.

Empezar a hacer ejercicio es ridículamente sencillo si has superado el estado de consciencia y tienes el convencimiento de que, ya sea por salud o por cualquier otro motivo, tienes que ponerte las pilas desde ya. En este post, únicamente quiero darte las claves para que enfoques de manera correcta el inicio, y seas capaz de dejar a un lado las dudas y ponerte a ello cuanto antes. Vamos allá.

Da igual lo que hagas, pero múevete.

1- Elige un ejercicio que te guste

Primer punto y fundamental. Elige algo que te llame la atención. Con vistas a la salud, todo lo que no sea estar sentado en el sofá, nos vale como ejercicio. Si bien es cierto que por mi experiencia personal (y por lo que dicen los estudios) prefiero hacer entrenamiento de fuerza.

Primero y principal por una cuestión de salud. La masa muscular es uno de los principales indicadores de salud. En especial en edades avanzadas, la aparición de la sarcopenia (pérdida de masa muscular y fuerza) es una realidad, así que me parece conveniente ponérselo difícil para intentar estar lo más saludable, independiente y fuerte posible cuando llegue a esa edad. En segundo lugar, me ha servido para recomponer mi cuerpo, hasta el punto de corregir mi postura (hombros, cuello, espalda) y eliminar dolores recurrentes. Por último me parece menos lesivo que ejercicios de alto impacto, como correr, pero entiendo que es más fácil atarse unas zapatillas y salir a la calle a hacer unos kilómetros que apuntarse al gimnasio.

Esta es mi experiencia, pero se trata de ti. Elige con cuidado, pero sea como sea, haz algo que te guste.

2- Que sea ejercicio que puedas mantener en el tiempo

Si has seguido el punto 1 y haces algo que te guste, seguramente este punto sea mucho más sencillo de llevar a cabo, pero no está de más el recordarlo. De nada sirve estar motivado momentáneamente o salir y desfondarte en una semana. Hazlo con cabeza y comprométete. La tasa de abandono es altísima si no eres capaz de cumplir los primeros dos puntos, y este en particular. Si buscas algo que verdaderamente te guste, y si además lo haces en compañía, es mucho menos probable que fracases en tu empeño de empezar a hacer ejercicio. Hay comunidades en España en el que el sedentarismo roza el 60% de los habitantes, y estoy seguro de que en esa encuesta, los que decían que hacían actividad física exageraban…

Busca, pero tampoco te pases, como hablaremos en el punto 3. Seguro que hay algo dentro de ti que te empuja más a hacer algo concreto y ser constante. No importa si es levantar pesos, correr, montar en bicicleta o bailar. Si eres capaz de establecerlo como un hábito y mantenerlo día a día a lo largo del tiempo hasta que se convierta en rutina, habrás logrado la que diría es la parte más complicada. En eso se sustentan los cambios de hábitos.

3- No pierdas el tiempo con el exceso de información

En mi libro hago mención a esto, y cómo en mi caso personal, buscaba de excusa el buscar información y tratar de tener atados absolutamente todos los flecos que creía necesarios para empezar a hacer ejercicio. Por una parte, te animo a que, ya que has decidido hacer deporte, sea cual sea, te informes sobre la técnica, los cuidados y las precauciones, pero no pierdas el tiempo. No necesitas las mejores zapatillas del mundo para correr. No necesitas leer 200 reviews de bicicletas si quieres pedalear y no necesitas empaparte de todos y cada uno de los ejercicios de fuerza específicos para músculos que ni siquiera sabías que tenías hasta ese momento.

Indaga en la técnica correcta, pregunta y habla con gente que sepa hacer lo que te has decidido a hacer tú, pero no desperdicies tu tiempo. No lo hagas porque solo va a generarte más dudas y vas a retrasar el inicio de la actividad como llevas haciendo años. Lo sé porque he estado haciendo lo mismo. Si quieres correr, corre, si quieres ir en bici, pedalea y si quieres hacer fuerza, levanta pesos, pero hazlo ya. Tu yo del futuro te lo agradecerá.

No dejamos de hacer ejercicio porque envejecemos. Envejecemos porque dejamos de hacer ejercicio.

4- El mejor día para empezar fue ayer, así que empieza hoy

Hay un proverbio chino que seguramente habrás visto en alguna frase motivacional de Instagram que dice «El mejor momento para plantar un árbol era hace 20 años. El segundo mejor momento es ahora». Sea como fuere y la hayas leído donde la hayas leído, me parece bastante acertada. Queramos o no, el tiempo tiene sus planes con respecto a nuestro cuerpo y nuestra salud, aunque nos pese, el resultado va a ser el estar cada vez más débiles, con menos energía y menos fuerza y agilidad. Tenemos la responsabilidad para con nuestro cuerpo de mantenerlo en forma para que si tenemos la suerte de vivir muchos años, se lo pongamos difícil a lo que se nos viene inevitablemente.

Empieza hoy. Todo el camino que recorras cuanto antes, será de gran ayuda en ese momento dentro de unos años, cuando quieras agacharte a coger algo en el suelo, cuando necesites levantar una bolsa pesada de la compra o subir una escalera y no llegar sin aire. Nunca es tarde si no das lugar a que ese momento llegue. Empieza ahora.

«El mejor momento para plantar un árbol era hace 20 años.

El segundo mejor momento es ahora»

Proverbio chino

5- Para progresar debes ser tu mejor (y único) rival

No te compares con los demás. El ego es débil y aunque pueda servir de motivación, es más que probable que acabes abandonando si mides tu progreso con respecto a lo que hagan los demás y no con respecto a ti. Está bien tener referentes, objetivos y metas, pero si buscas la actividad con el objetivo de estar más saludable, encontrarás que vas a avanzar mucho más rápido, pero sobre todo de manera mucho más constante. Correrás o nadarás la misma distancia en menos tiempo, llegarás más lejos andando o con la bicicleta y levantarás más peso que antes, pero todos estos cambios son con respecto a tu yo anterior, y no contra nadie más. Cuando eres una persona activa, tu meta está siempre más lejos y tu rival a batir siempre está a tu lado. Úsalo en tu favor.

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Primera parte Una recopilación de algunas de las sentencias que más me han influido de aquel que fue esclavo antes que filósofo Epicteto es de lejos ---al menos para mí--- el estoico más contundente y estricto de los 3 modernos más reconocidos, siendo los otros dos...