Cómo mejoré mi alergia comiendo sano

polen olivo

Fecha: 07/08/2022

Categoría: Alimentación

Cómo reduje el consumo de antihistamínicos con buenos hábitos y alimentación saludable


Valga decir que esto no es un consejo médico, ni lo recomiendo ni lo haría sin supervisión, así que tú decides. Sólo quiero dejarte mi experiencia después de pasar casi 30 años tomando medicación para paliar la alergia. Consulta con un especialista.


-Primero, como siempre, un poco de contexto-

Desde que llegué a Córdoba con 8 años he sufrido de alergia al olivo, lo cuál es una «suerte enorme» teniendo en cuenta que es la provincia con más olivos de España después de Jaén, que es la primera y además estamos como el que dice, una al lado de la otra.

Nunca he sufrido de una alergia que pueda considerarse grave. De niño, lo peor era el despertarme. Amanecía con los dos ojos completamente pegados de la cantidad tan grande de legañas que me provocaba la alergia. Recuerdo que mi madre tenía que tratar de despegármelos con manzanilla esperando que se reblandecieran y pudiese abrirlos con normalidad.

Con la adolescencia la conjuntivitis alérgica desaparece, pero empiezo a tener problemas para respirar bien. Repito, no era algo que a día de hoy pudiese considerar nada grave, pero era muy desagradable. Dada mi pésima forma física, mi sobrepeso y la mala costumbre que tenía por aquel entonces de fumar, fue un conjunto de factores que explican bastante bien el resultado al que llegué de respirar con dificultad. Era una sensación que sobre todo aparecía por la mañana e iba desapareciendo.

Todos estos síntomas se reducen a medida que voy haciéndome adulto, o más que eso, voy cumpliendo años. Sea como fuere, no hay más conjuntivitis ni falta de aire a partir de los 24 o 25 años. En lugar de eso, me quedo con el pack estándar de síntomas de la alergia:

  • Mucosidad a raudales.
  • Picor en la cara y dentro de la boca.
  • Astenia y falta de energía.

Lo que te decía. El «sota, caballo y rey» de la primavera en Córdoba para un alérgico al polen de olivo.

Olivo
Mi archienemigo primaveral

-¿Cómo pasaba la alergia hasta la primavera de 2022?-

Normalmente, a mediados de mayo, ya me resultaba incómodo salir a la calle, o peor, al campo. Estoy acostumbrado a salir a hacer rutas casi cada día, normalmente por las zonas cercanas a mi ciudad. Tengo la inmensa suerte de estar a 15 minutos andando de un bosque mediterráneo, pero esa suerte va acompañada de tener una barrera de olivos en flor allá donde mire.

Normalmente, salvo que me vea muy mal e incómodo, suelo seguir saliendo al campo aún con todo. Puedo lidiar con la mucosidad y con un par de paquetes de pañuelos a mi lado, pero llega un momento del año en que la concentración es tan extrema que incluso con mascarilla como hice entre 2019 y 2021 me resultaba bastante complicado hacer una ruta en condiciones.

Los ojos me picaban tanto que se me hacía complicado dar un paseo sencillo sin que me costase abrirlos de manera normal. Un paquete de pañuelos me duraba apenas una hora y el picor pasaba de la cara al cielo de la boca e incluso la garganta, llegando a provocarme algún ataque de tos esporádico.

Como digo, mis síntomas eran exclusivamente molestos. A nivel de salud, ya no me afectaba de manera negativa como unos años atrás, pero esa exposición prolongada a altos niveles de polen de olivo era suficiente como para tener que meterme en la ducha al llegar y tener sensación de sequedad en la garganta varias horas.


-Qué cambios adopté para tener menos alergia-

Desde el tercer cuarto del año 2021 yo ya me había puesto en serio con la comida sana. Había eliminado cualquier refresco, dulce y procesados. Hacía años que ya no tomaba alcohol y todo lo que comía podría catalogarse como alimentación limpia. Extremadamente limpia. Y es la que a día de hoy rige mi dieta y mi manera de comer.

El verdadero cambio para mejorar la alergia vino debido a dos factores. El primero fue que llegando el mes de mayo, seguí junto con mi pareja el protocolo Keto-Clean seguido de un ayuno de 72 horas propuesto por Nestor Sánchez (Regenera), Blanca (lifestyle con Blanca) y Endika Montiel así como Laura Keto.

En nuestro día a día y desde hace tiempo ya practicamos ayunos intermitentes y en alguna ocasión hacemos ayunos de 24 horas. En este caso, el protocolo que estábamos siguiendo estaba enfocado en el lipedema, una enfermedad que sufre mi pareja, y que una dieta limpia mejora de manera clara. Yo no la sufro, pero los ayunos prolongados tienes otros beneficios de los que hablaremos más adelante y una dieta limpia solo podía hacerme bien.

El otro punto determinante para intentar mejorar la alergia fue que, como de casualidad, justo en esa época me salió como recomendado un vídeo de otro de mis referentes. El doctor Sebastián La Rosa. En ese vídeo que te dejo a continuación habla de cómo funciona la histamina, qué alimentos tienen más y cuál es la mejor manera de intentar paliar los efectos simplemente limitando la ingesta de algunos alimentos.

En esencia, habla acerca de cómo tu sistema inmune tiene que lidiar con la histamina y lo beneficioso que resulta el reducir algunos alimentos que contienen más cantidad de esta misma.

En mi caso, no es un problema alimentario, pero el hecho de evitar alguno de esos alimentos como quesos añejos, algunos tipos de fruta —que ya no tomaba por el tipo de alimentación— y fermentos no podía hacerme más que mejorar, así que probé. Y efectivamente, fue algo casi milagroso.


-¿Cómo fue mi alergia al olivo en la primavera de 2022?-

Después de 2 semanas en mayo de dieta limpia, de ayunos prolongados y de reducción de alimentos que podían aumentar el nivel de histamina, los resultaros fueron excepcionales. Antes de que la alergia empezase, hablé con mi médico sobre el tema, y me dijo que adelante, pero que me iba a recetar la medicación por si acaso tenía síntomas más intensos. Ebastina y un colirio para los ojos, como cada año.

Lo que queda por contar es lo que leíste en el título. Este año ha habido concentraciones de polen de olivo de más de 2000 granos por m3 entre mayo y julio. Para que te hagas una idea, los niveles de polen se consideran altos con más de 200 granos por m3.

Niveles de alerta de polen de olivo. Fuente: SEIAC

Pues este año no he tenido necesidad de tomarme ninguna de las pastillas y el colirio me lo puse el día 21 de mayo, que viajé a un lugar de la provincia con concentraciones aún mayores y me molestaba lo suficiente como par no estar cómodo conduciendo con el picor de ojos que me provoca la alergia. La mucosidad se redujo, la cara apenas me picaba y no tuve ni un momento de tos.

Ni que decir tiene que los paseos por el campo fueron mucho más agradables y cómodos de lo que fueron años anteriores, que no tuve que usar mascarilla y que mis sensaciones a nivel respiratorio y se energía también eran excelentes. Ni rastro de la astenia, ni debilidad ni nada. Extraordinario.


-Conclusiones-

El resumen es sencillo, y casi no está relacionado con la alergia, sino con el poder de la alimentación saludable. Comer bien, en cantidades adecuadas y con un espacio entre horas suficiente han supuesto para mí un cambio en los niveles de medicación que tenía que tomar, y han sido casi 30 años. Si esto ha pasado en unos meses, ¿Qué no podrá suponer a largo plazo?

Cuida lo que comes y cómo lo haces. Quizás te sorprendas al ver cómo dolores, fatigas o estados de ánimo que dabas por sentados cambian a mejor de repente.

Y cuídate mucho.

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Mis frases favoritas de la filosofía: Hoy, Epicteto

Primera parte Una recopilación de algunas de las sentencias que más me han influido de aquel que fue esclavo antes que filósofo Epicteto es de lejos ---al menos para mí--- el estoico más contundente y estricto de los 3 modernos más reconocidos, siendo los otros dos...