reflexión diaria

Día 110. Sobre disfrutar de aquello que no haces a menudo

14/11/2022


Hoy —mi día de descanso— no me ha faltado nada por hacer y nos ha pasado de todo. Hemos cambiado de televisión en casa a primera hora. Después hemos estado cerca de dos horas andando por la ciudad, ya que hacía un día estupendo y ese ha sido el plan principal.

A mitad de camino, nos han escrito diciendo que se había ido la luz en todo el bloque, así que la idea de volver a casa de repente no parecía para nada atractiva, así que hemos decidido que seguíamos andando, y como estábamos fuera y en casa la cocina estaba inutilizada, hemos aprovechado para ir a un chino.

Pero un buen chino ¿eh? Uno de esos en los que después de comer no te duele a cabeza producto del glutamato monosódico porque abusan de los saborizantes. Uno en de esos de los que sales habiendo comido pero sin sentirte pesado.

Como eran las 14:00 y seguíamos sin luz, hemos decidido bajar la comida así que continuamos con el paseo para recoger un patinete que dejamos hace unos días y llevarlo de nuevo a casa. Estábamos como a 45 minutos de la misma…

Entretanto se ha arreglado el asunto de la luz, hemos llegado a descansar un poco y después de todo el jaleo, ya que era la hora de la siesta hemos aprovechado para irnos al gimnasio pensando que habría poca gente. Craso error. Aún así hemos entrenado como debe ser.

Al salir hemos decidido ir a una parte de la ciudad que apenas visitamos por quedar en la otra punta y me ha pedido el cuerpo sobremanera un buen cucurucho de castañas asadas… Y ahí está quizás la parte más importante de la reflexión de hoy.

Qué maravilla disfrutar de todo aquello que no suelo hacer. Un paseo por un sitio diferente. Comer fuera un día de diario o pasear a un ritmo mucho más lento del habitual comiendo castañas asadas después de, al menos, dos años sin hacerlo.

Las rutinas son buenas. Sirven para afianzar hábitos, te dan sensación de control y evitan el estrés en según qué momentos, pero en ocasiones nos absorbe, actuamos sin pensar y nos convertimos en autómatas incapaces de disfrutar de aquello que hacemos.

Si cambias algo, por sencillo que sea, y se sale de tu rutina, disfrútalo. Haz cosas diferentes o improvisa. Es una gozada descubrir que hasta lo más básico —como unas castañas— pueden hacerte disfrutar más que todo aquello que normalmente te daría más placer, pero que se repite constantemente.

La canción de hoy no sé de donde ha salido, pero llevo escuchándola no sé cuántos días. Me encanta.

Cuídate mucho, y disfruta esas cositas sencillas.

Si te ha gustado la reflexión o sencillamente te ha dado que pensar, me ayudaría mucho si lo compartes a través de tus redes sociales.

Y de antemano, ¡un millón de gracias!

¡YA A LA VENTA mi nuevo libro!

Puedes conseguir «Hábitos de Cambio» directamente en Amazon

Día 168. Sobre reflexionar y tomarse un descanso

Día 168. Sobre reflexionar y tomarse un descanso

03/02/2023 Hoy hace ya algunas semanas desde que escribí las reflexiones por última vez. Y hablo de las reflexiones porque he estado escribiendo otras ideas que me rondaban la mente. Lectura y escritura se han convertido en un buen pasatiempo. He de reconocer que...

Día 167. Sobre sentirse un novato

Día 167. Sobre sentirse un novato

17/01/2023 Quiero hacer un viaje a Italia. Concretamente a Roma y Florencia. Normalmente viajamos por España y hemos visitado cientos de ciudades a lo largo de los últimos más de 8 años, pero creo que es buen momento de dar un paso más. Tengo muchas ganas de ver Roma....

Día 166. Sobre los términos medios

Día 166. Sobre los términos medios

16/01/2023 Suelo evitar ver programas de televisión y entrar en foros o mismamente, Twitter. Creo que en la actualidad sirven como un generador de polarización de la sociedad única y exclusivamente, y eso me genera malestar. Tengo suficiente con mis duchas de agua...