reflexión diaria

Día 75. Sobre la encontrar lugares maravillosos y la suerte

10/10/2022


He pensado que, ya que en las reflexiones hablo de mi día a día, estaría bien que estos días quedasen como recordatorio de los días libres que nos estamos tomando previos a la navidad y que bien útiles son para afrontar esa época con fuerzas.

Quizás sepas que estamos de vacaciones. Si no lo sabías, te acabas de enterar casi sin esperarlo. Después de salir de casa a las 6 en punto de la mañana, hemos hecho el viaje casi directos desde Córdoba hasta Béjar, donde teníamos la primera parada.

Un pueblo grande, con todo lo que se le puede pedir a un lugar de ese estilo y ese encanto maravilloso de las zonas construidas con una arquitectura a la que no estás acostumbrado. Ver cosas diferentes a lo que tienes cerca siempre es bueno.

Tras la primera parada y a menos de una hora de nuestro destino hemos decidido parar en Candelario, un preciosísimo pueblo a poco más de 3km del primero y cullo encanto era aún mayor si cabe. Mucho más pequeño pero mucho más bonito.

Esas casas originales del siglo XVII y XVIII con esas vigas y esos toques de madera vista son absolutamente espectaculares, y dan buena muestra de que lo que está bien hecho, sigue en pie el tiempo que haga falta y más.

Tras esta visita y hacer algo de compra nos hemos dirigido a Villanueva del Conde, a unos 50 minutos del lugar en el que estábamos por una carretera cuyo paisaje de castaños y encinas nos abrazaba conforme avanzábamos hacia nuestro destino.

A la llegada, nos estaba esperando el anfitrión de la casa en la que pasaremos los siguientes días, un señor la mar de majo que nos ha explicado todo lo que había alrededor de la zona así como las rutas senderistas que podíamos hacer.

Y aquí viene la suerte, que aunque no considere que sea determinante, siempre es agradable. Debido a un fallo en la casa que nos habían asignado hemos acabado en otra mucho mejor, mayor y con más comodidades. Desde aquí, gracias a nuestro anfitrión.

Por la tarde hemos ido a ver Miranda del Castañar, otro pueblo increíblemente bello y que al igual que Candelario, contaba con casas del año 1700 y 1800. Una auténtica maravilla acompañada de un tiempo excepcional.

Mucho me temo que las reflexiones de estos días serán de este estilo, pero me será útil en un futuro leer estas líneas para recordar estos lugares y sensaciones y ver cómo salir de la rutina diaria hace que cambies de perspectiva hasta para escribir un blog.

Hoy la canción ha vuelto a mí de casualidad, ya que hemos pasado el viaje de cháchara y no hemos escuchado nada que quiera poner, así que tiro de clásico de Izal y seguramente una de mis canciones favoritas: Palos de ciego.


Cuídate mucho, y disfruta de esos parajes maravillosos que se crucen en tu camino.

Si te ha gustado la reflexión o sencillamente te ha dado que pensar, me ayudaría mucho si lo compartes a través de tus redes sociales.

Y de antemano, ¡un millón de gracias!

¡YA A LA VENTA mi nuevo libro!

Puedes conseguir «Hábitos de Cambio» directamente en Amazon

Día 168. Sobre reflexionar y tomarse un descanso

Día 168. Sobre reflexionar y tomarse un descanso

03/02/2023 Hoy hace ya algunas semanas desde que escribí las reflexiones por última vez. Y hablo de las reflexiones porque he estado escribiendo otras ideas que me rondaban la mente. Lectura y escritura se han convertido en un buen pasatiempo. He de reconocer que...

Día 167. Sobre sentirse un novato

Día 167. Sobre sentirse un novato

17/01/2023 Quiero hacer un viaje a Italia. Concretamente a Roma y Florencia. Normalmente viajamos por España y hemos visitado cientos de ciudades a lo largo de los últimos más de 8 años, pero creo que es buen momento de dar un paso más. Tengo muchas ganas de ver Roma....

Día 166. Sobre los términos medios

Día 166. Sobre los términos medios

16/01/2023 Suelo evitar ver programas de televisión y entrar en foros o mismamente, Twitter. Creo que en la actualidad sirven como un generador de polarización de la sociedad única y exclusivamente, y eso me genera malestar. Tengo suficiente con mis duchas de agua...