reflexión diaria

Día 76. Sobre hablar con desconocidos y los ataques de risa

11/10/2022

La noche en nuestra casa temporal ha ido regular. La madera es cálida y preciosa, pero cómo chilla la puñetera… Hemos pasado toda la noche con los típicos ruiditos de las paredes, suelos y techos crujiendo para acomodarse.

Con todo, sobre las 9 ya estaba en marcha. Respiraciones de Wim Hof, unas flexiones en el suelo y unas dominadas en una de las vigas que tanto gritaban esta noche y estaba listo para tomarme un cafelete recién hecho.

Después de vestirnos hemos emprendido camino hacia La Alberca, un espectacular pueblo de montaña en el corazón de la Sierra de Francia. Hemos estado paseando un buen rato y disfrutando de la arquitectura, el ambiente, las tiendas y del olor a garrapiñadas.

Al acabar hemos hecho «El camino de las raíces». Es una maravillosa ruta circular de 2 horas por la zona, llena de castaños, helechos y robles. Muy sencilla, poco exigente pero que te recompensa con esculturas, ermitas y hasta una especie de laguna que desgraciadamente estaba completamente seca.

Al acabar, y viendo que llovía, hemos decidido comer en el mismo pueblo, y poco después de terminar hemos seguido visitando otros lugares de la zona, entre ellos Sequeros, el cual ha sido testigo de cómo un reloj puede desencadenar una conversación con un desconocido.

Eran las 17:00h de la tarde. Exactamente las 17:00h. ¿Que cómo estoy tan seguro? Pues porque estábamos mirando completamente embobados el reloj del ayuntamiento desde su plaza cuando justo en ese instante han sonado las campanas.

La reacción ha sido para verla. Estábamos cogidos de la mano, hemos dado un bote del susto —todo lo cómico que puedas imaginar— y como consecuencia nos hemos empezado a reír sin ningún control de forma exagerada.

Todo hubiera quedado ahí de no ser porque una señora vecina del pueblo estaba en un balcón a escasos metros de nosotros fumando y deleitándose con la escena, la cual luego reconoció que le hizo reír como a nosotros.

Viendo la estampa hemos hablado de lo cerca que tenía la campana de su casa, de cómo este tipo de sonidos al principio asustan pero luego te acostumbras e incluso de que a mucha gente mayor, durante la noche, ese sonido les reconforta porque de algún modo les hace sentirse acompañados.

He sacado a relucir cómo en casa de mis abuelos —lo cuales vivían en un pueblo y también cerca de unas campanas— también sonaban y que, si bien de niño me molestaban, con el tiempo era algo que acabé acogiendo como parte de aquel entorno. Me ha gustado recordarlo.

Después de varios minutos de charla la mar de agradable hemos acabado, no sin pensar que es curioso como un gesto fortuito, divertido e inesperado puede dar lugar a una bonita charla con una desconocida y que nos ha venido de maravilla a todos…

Hoy te dejo una canción que quise dejarte hace unos días, pero consideré que no era el momento. Hoy me vale. I miss you, de Blink 182.

Cuídate mucho, y a usted, señora de Sequeros, gracias, deje de fumar y cuídese mucho también.

Si te ha gustado la reflexión o sencillamente te ha dado que pensar, me ayudaría mucho si lo compartes a través de tus redes sociales.

Y de antemano, ¡un millón de gracias!

¡YA A LA VENTA mi nuevo libro!

Puedes conseguir «Hábitos de Cambio» directamente en Amazon

Día 168. Sobre reflexionar y tomarse un descanso

Día 168. Sobre reflexionar y tomarse un descanso

03/02/2023 Hoy hace ya algunas semanas desde que escribí las reflexiones por última vez. Y hablo de las reflexiones porque he estado escribiendo otras ideas que me rondaban la mente. Lectura y escritura se han convertido en un buen pasatiempo. He de reconocer que...

Día 167. Sobre sentirse un novato

Día 167. Sobre sentirse un novato

17/01/2023 Quiero hacer un viaje a Italia. Concretamente a Roma y Florencia. Normalmente viajamos por España y hemos visitado cientos de ciudades a lo largo de los últimos más de 8 años, pero creo que es buen momento de dar un paso más. Tengo muchas ganas de ver Roma....

Día 166. Sobre los términos medios

Día 166. Sobre los términos medios

16/01/2023 Suelo evitar ver programas de televisión y entrar en foros o mismamente, Twitter. Creo que en la actualidad sirven como un generador de polarización de la sociedad única y exclusivamente, y eso me genera malestar. Tengo suficiente con mis duchas de agua...